miércoles, 21 de diciembre de 2016

NAVIDAD ES VIDA


Ya estás aquí, Navidad. Un año más para sembrar en muchos corazones. Sembrar amor, cariño, ilusión, esperanza, empatía, solidaridad, abrazos, sonrisas...pero todo esto se resume en una palabra: vida.

La naVIDAd lleva dentro la palabra vida porque es el momento de vivir, ser, amar, acompañar. Es el momento de compartir y de ser la mejor versión de uno mismo cuando estás rodeado de familia, amigos y personas que quieres que son "tu gente": el pilar que te mueve, te anima, te apoya todo el año...toda la vida.

Llegan estos momentos en los que familias y amigos se reúnen en mesas para comer, en lugares de fiesta para celebrar la Navidad, el final y comienzo de un nuevo año, una vez más para celebrar la vida.

Es momento de regalos, regalos materiales, a veces me cansa la cantidad de dinero necesario para cenas, amigos invisibles, regalos en varios momentos especiales, fiestas...Tristemente la Navidad malinterpretada es dinero, pero lo bonito de estos días es regalarse, así tal cual. Sentir que cada persona es un regalo que llega a mi vida, y yo puedo ser regalo para otros. Cuando comprendí que la Navidad es compartirse, la navidad comenzó a ser magia. Es tiempo de ser niño de nuevo, de ilusionarse por cada detalle y sonreír mucho. Por tanto, cada regalo es vida.

Desgraciadamente, la Navidad es nostalgia. Hay personas que ya no están, huecos en la mesa que duelen. Ausencias que son demasiado grandes. Esta es la visión más negativa de la nostalgia navideña. La Navidad es tiempo de recordar a estas personas importantes, pero no de sufrir por su partida. Desde arriba nos ven (seguro que tiene un buen banquete montado en el Cielo). Ellos quieren vernos felices. Que no es olvido, si sientes que esa peorsona está presente en el recuerdo, está viva, muy viva dentro de ti. Por eso, hasta lo peor de la Navidad es vida.

Recuerda vivir, ser y amar esta Navidad. No olvides regalarte y sentir que los demás son regalos más importantes que cualquiera material. Y no permitas que la nostalgia toque estas fechas porque el recuerdo activo con sonrisa y hablando en presente, también es vida.

Feliz Navidad y feliz vida. Es momento de vivir la vida. Siempre que pienso en la Navidad pienso en la vida, en general, porque es un tiempo y una actitud que tiene que perdurar el resto del año. Toda la vida.
Sed felices (:

lunes, 19 de diciembre de 2016

Palabras Vividas (1): EL CHICO DE LA GORRA

Llevaba tiempo con esto en mente. Así que para terminar el año, inauguro nueva categoría en mi blog: "Palabras vividas", vivencias personales significativas, esas que remueven el corazón, dan que pensar, te hace sonreír, transforman....No todas tendrán el mismo impacto en mi vida. A veces hay que andar con la mirada atenta para que un detalle insignificante sea algo más. El único camino para que estas palabras vividas acaben sobre el papel es transformar la mirada. La frase para acabar todas las entradas es "La belleza no mira, solo es mirada"(Albert Einstein).

Para comenzar comparto esto que me ocurrió hace ya algunos meses en Málaga:

Estaba en el metro y justo una parada antes de la mía se ha subido un chico joven de veinte años aproximadamente que vestía muy informal con chándal gris y gorra de rapero roja, estaba en silla de ruedas y se podía intuir que tenía parálisis cerebral. Me ha sorprendido que fuera solo y tuviera una silla con la palanca para manejarla, tenía un móvil que no podía coger bien y tenía sobre la silla el cual lo usaba con trabajo pero con soltura. Me ha llamado la atención la independencia de ese chico, a pesar de sus limitaciones físicas y seguramente no se trataban de limitaciones mentales, era capaz de valerse por sí mismo con una silla, usar un móvil y utilizar el transporte público.

Después de un rato, él se ha percatado que le estaba mirando y  como estaba justo a mi lado en vez de mirar para otro lado como hacemos cuando cruzamos la mirada con un extraño, le he sonreído, él ha intentado devolverme la sonrisa, pero me he dado cuenta que los músculos de su cara no se lo permitían y de alguna forma he comprendido una sonrisa por sus ojos. Justo en ese momento, sin yo esperármelo, me ha dicho: “Hola, cómo te llamas”. Yo le he respondido, después él me ha dicho algo que no he entendido y he llegado a mi parada.

Salí del metro con ese chico de la gorra de rapero en mi cabeza, y por un momento me he puesto a pensar lo difícil que tiene que ser vivir dentro de un cuerpo que no responde a tus estímulos, que te limita, pero a pesar de eso en ese joven he visto mucha esperanza, por todo lo que es capaz de hacer por sí solo, y en sus ojos he visto ganas de vivir.

No creo que vuelva a encontrarme con ese chico por Málaga, ni siquiera sé su nombre, pero lo recordaré y desearé que siga viviendo con esa vitalidad y transmitiendo tanto con tan solo con la mirada. En él he visto mucho más que un pobre chico, me ha transmitido mucha vida, cuando salí del metro, mi concepción había cambiado completamente, vaya lección me acaba de dar ese muchacho: a pesar de todo, vale la pena intentar sonreír. No hay barreras lo suficientemente grandes para dejar de luchar y sonreír. Gracias “chico de la gorra” por mandarme un aviso y ayudarme a valorar la suerte que tengo en mi vida, solo puedo dar gracias por tantas situaciones,  detalles y buenas personas que rodean mi vida.

Doy las gracias por la vida, por todas las personas que encierran vida y la manifiestan como pueden porque hoy en 10 segundos me han dado una lección y un testimonio que lo guardaré con cariño.


La belleza no mira, solo es mirada (:



martes, 13 de diciembre de 2016

Micro Palabras (15): CORROSIÓN EMOCIONAL

A veces siento miedo, miedo a ser demasiado y que después todo se desvanezca como la hoguera que acaba en cenizas y tendrá que esperar al siguiente invierno para reavivar la llama. Yo soy fuego, soy hoguera, pero quiero ser vela. Estoy cansada de la intensidad de mi llama,  soy de dar el cien por cien, de entregarme al máximo en todo lo que hago, en todo lo que siento y en todo lo que soy.

Hace poco comprendí que la vida no es hacer y hacer, más bien consiste en ser y ser, gran frase de Isa Solá. Muchos proyectos, sin poder abarcarlos todos. Mejor hacer menos y ser más. Más humana, más empática, más atenta, más serena, más sonrisa, más abrazo, más escucha. Más silencio.

Qué difícil, pasar de ser hoguera a vela, que no significa brillar menos, sino tener una llama más estable, ser punto de luz todos los días y no desaparecer. Esas caídas emocionales, en realidad no son caídas, es autodestrucción, qué difícil es sentir que te apagas y no saber que hacer, ni que decir. Hay días que aún estando bien, me impregna la melancolía, la frustración de ser yo, solo a veces. Hasta cuándo. Cada vez espero que cada día sea menos dolor, menos impotencia, menos pesimismo. Es duro correr, estancarse, comenzar a andar, pisar al freno, todo el día controlándome. Agota. Hay días que acabo saturada de ideas, pensamientos, planes...Necesito silencio interior, pero no es fácil. Ese grito interior no hay forma de callarlo. Hay días que no puedo más, solo quiero vivir con sencillez, pero dentro de mí hay "universo" que explosiona a través de las palabras que vuelco. Mi única salida. Coraza de vida, maldita barrera que no me deja amar del todo, ser del todo, entregarme del todo.


Hoy me siento como corroída como esta pared rocosa, el tiempo desgasta y necesito reconstruirme o que alguien me ayude a hacerlo. Hay días que las fuerzas desfallecen. Hoy es ese día.



No tengas tiempo para tener prisa (:



domingo, 11 de diciembre de 2016

SNI (SENTIMIENTO NO IDENTIFICADO)

"Porque llegaste como un huracán, nadie te dio permiso y pusiste todo patas arriba" Solo puedo darte las gracias porque soy quien soy por tu llegada, que no fue llegada del todo y tu media partida, que nunca fue despedida.

Esto no es amor, ni amistad, ni aprecio, ni cariño...Me cansan las etiquetas, etiquetamos sentimientos como si fueran productos con su código de barras, con un tiempo de vida, con unas rebajas de manera puntual cuando queremos deshacernos de ellos y después a la basura.

 Un sentimiento es más que esto y no todos tienen nombre, cuando hablamos de sentir, todo es universo, no hay dos sentimientos iguales, dos tipos de amor iguales…Ni nada. Esto que siento es un Sentimiento "sin nombre", tal vez como una enfermedad rara que por el simple hecho de ser una pequeña minoría, cuesta ponerle nombre e investigar qué es, cuándo se siente, cuándo desaparece, cuándo vuelve...

Ya está bien de convencionalismos, yo siento a mi manera hacia las personas que esos sentimientos brotan, pero aún así me callo ese Sentimiento que yo llamo Sentimiento No Identificado por miedo, pura cobardía tal vez…Pero sigo ahondando para que poco a poco seguir descubriéndolo para que algún día pueda volar.

Pasan los meses este Sentimiento se encuentra en un momento frágil, a veces atormenta en exceso, y me pregunto: ¿Tal vez ha llegado el momento de que explote? Puedo perder mucho y no creo que gane lo que espero. A veces la vida es riesgo, ¿Tú te arriesgarías?

P.D.: Ya ha explotado, la liberación ha sido una de las mejores sensaciones del mundo. Gracias "Tú" por tu empatía, comprensión y aceptación. No esperaba menos de ti. Aún así me has sorprendido una vez más. Gracias por apostar por lo diferente, porque Tú tampoco eres convencional.
Estas palabras son tuyas, aquellas en verso también tuyas, pero este Sentimiento mío, ahora compartido, ahora es un poco tuyo. Eres grande.




Sed felices (: (Sé feliz te lo mereces)








miércoles, 30 de noviembre de 2016

MIRADAS AJENAS

"No conoces de verdad a una persona hasta que no intuyes sus luchas y haces tuyo el sufrimiento que esconden sus ojos." Martín CMF

Esa frase la leí en el momento idóneo, llegó a mí como un regalo y la guardé en el corazón, he intentado tenerla presente y llevarla a la práctica, aún sabiendo que es difícil.

Todos escondemos luchas y sufrimiento, pero hacer tuyo esa parte del otro, es un acto de amor, fe y valentía. Hay que recordar que todos vivimos intentando sonreír, escondiendo las "miserias", pretendiendo que los monstruos no absorban parte de nosotros, pero a veces hay que visibilizar los miedos para que otros puedas mirarnos a los ojos y ver más que el brillo de la mirada. Porque ser frágil no es un defecto, es humano. He experimentado como la melancolía y el sufrimiento pueden impregnarme, pero los ojos no tienen porqué expresar nada. Tú decides como esconder lo que sientes, no todo el mundo verá más allá de tu fachada.

Vivimos en un mundo donde aparentar que la felicidad es la protagonista de nuestra vida está de moda. Pero si perseguimos la Verdad, hay que ahondar en miradas ajenas. Hacer tuyo el corazón del otro con todo lo bueno y todo lo malo, en eso consiste el amor, la empatía, la entrega, la escucha, la comprensión, la amistad y la vida. Abrazar aquello que existe en tu vida y también en la de los demás.

Todo está y ocurre por algo, no huyamos del sufrimiento ni del miedo. Dejémonos acompañar y sobre todo intuir luchas y sufrimiento en la mirada del otro.



Sed felices (:
(Marta, gracias por la foto no habría una mejor para estas palabras)

miércoles, 23 de noviembre de 2016

Micro Palabras (14): INCENDIO DE SENTIMIENTOS

Todavía hay mucho que no he descubierto hasta la esencia. No sé lo que soy, no sé lo que siento, no sé lo que quiero, no sé las razones de muchas sonrisas. Hay días que me pierdo entre mares de dudas, entre dudas de sal. En desiertos sembrados de incertidumbre.

Lo más bonito de la vida, tal vez, sea todo lo que se puede sentir. Sin necesidad de ver. Sin necesidad de tener. Sin necesidad de anhelar. Sentir es ser.

Todo lo que siento en lo más dentro de mí tiene fuerza, tiene motivos, tiene algo abstracto que a mí me gusta imaginar que es un núcleo de luz, la esencia de los sentimientos, algo así como la materia prima de la que se nutre el alma para arder. Todos los sentimientos son llamas que arden, y hay que echar esa “leña” para que no se apague. Hay sentimientos intensos como una gran hoguera, pero que terminan por consumirse. Otros son como una vela, un punto de luz, débil, pero estable.


Cuando se trata de sentir, de amar, de ser. Cuando se trata de vivir con esencia. Muchos planteamientos surgen, el inconformismo se instala. Pero aprendí que para vivir de verdad, hay que apostar por vivir diferente.


No tengas tiempo para tener prisa (:

miércoles, 16 de noviembre de 2016

INFINITO

Ha pasado el tiempo suficiente como para comprender que aparentes derrotas eras lecciones indispensables. Aquí todo es un paso más para acumular vida.

La vida es un suma y sigue constante. Un día soñé a lo grande y todo se complicó, tuve que redirigir mis pasos y tras muchas tormentas en la cabeza, crucé puentes. Ahora ha pasado tiempo como para entender lo imprescindible que era la ruta "fallida". En esta sociedad basada en la fugacidad es normal que todo sea prisa, llegar pronto a la meta. Pero detrás de todo eso hay más ilusión que prisa, hay más fe que pasotismo, más convicción que indiferencia.

Cada paso es parte de un engranaje de vivencias necesarias para construirme. Mucho ladrillo que necesita de cemento, que es el tiempo, quien da consistencia al proyecto vital. Me siento como una historia con muchos fotogramas, en cada uno hay escenas buenas y otras no tanto, pero aprendí que no puedo arrepentirme ni recrearme en el pasado, inmóvil y caduco. Solo está hoy y un camino que andar, un muro que seguir elevando al cielo.

El cielo no tiene límites, el universo es infinito, pues lo mismo pienso que son las personas, universos de piel para dentro, construidas de sueños, recuerdos, decisiones, libros, canciones, películas...Pensar la dimensión del infinito apabulla, pero reconforta que la piel solo sea barrera. Universo-piel-universo. A veces mirar las estrellas mientras piensas es mirarse a uno mismo reflejado en la oscuridad de una noche estrellada. Los humanos somos proyectos únicos con el tamaño que cada uno queramos darnos. Crecer a medida que se vive, se viaja, se lee, se sueña y se ama. Te deseo un buen viaje de piel para dentro en el que espero que te reconozcas y descubras tu misión en este mundo.


Sed felices (:

miércoles, 9 de noviembre de 2016

Micro Palabras (13): BRÚJULA

Comprender que la vida se nos escapa a cada rato, inabarcable, pero increíble.
Vivir, amar, creer y soñar los cuatro puntos cardinales para avanzar.
La Brújula no siempre está calibrada, no hay mapas ni rutas.
En este mar infinito, desorientarse es fácil,
solo queda agarrarse a esa Brújula que nos guía.

Saber guardar silencio para escuchar, observar. descubrir, permanecer paciente, aguardar, saltar, izar velas o volar, todo mediante corazonadas.
No se puede hablar de aciertos y errores cuando todo forma parte de un todo que da sentido a lo anterior y te permite llegar a donde estás.
No hay destino correcto. Cada decisión por muy pequeña que parezca da un giro al viaje.
Disfrutar no siempre va incluido, pero nunca se puede perder el norte.
Vivir y seguir viviendo.
Ama, cree y sueña y el destino que elijas será el camino de tu vida.


No tengas tiempo para tener prisa (:

miércoles, 2 de noviembre de 2016

DESIERTO

Que difícil, a veces, esto de sentir, escucharte, expresar, entenderte, decidir...Ser.

El miedo y la ilusión unidos, a veces incoherencia e ilusión. Sentirse un fracaso a medias o una lucha constante entera. Que difícil calzarse zapatos ajenos, más cuando los míos no son fáciles de llevar pesados y ligeros, a veces siento que  me van grandes y que en cualquier momento me daré un traspiés (y me lo doy). A veces pienso que sería de mí sin miedo, sin coraza, sin la carga más pesada.

Detrás de todo esto hay mucho más que silencio, con el tiempo he aprendido a abrazar la tristeza, a ser paciente en los desiertos, a creer con más fuerza, a no avergonzarme de cómo soy, no estancarme en los “quiero ser” imposibles. Detrás de los miedos, hay abismos que con el tiempo no dan vértigo porque forman parte de mi paisaje, aceptas que estarán ahí, la diferencia está en cómo los afrontas. No todo el mundo entiende que hay detrás de mi desierto, me llenaba de impotencia las malditas etiquetas, pero forman parte de todo y al final, aceptas que no se trata de cambiarlas ni crear nuevas, sino seguir y entender que son piedras del camino que tienen la importancia que yo les quiera dar.

Cuanto cuesta aceptar un equipaje pesado, a veces hay que arrastrarlo, pero siempre seguir. Siempre, a pesar de todo, no dejo de soñar, la esencia hay que conservarla. Con sol o sin él hay que mantenerse en pie. A veces agota y me pregunto de donde saco más fuerza. Me cansa todo lo que impone esta sociedad, no me siento capaz de seguir el ritmo ni quiero, me cansa la gente que juzga, la que no empatiza, la que solo cree en lo visible, la que se deja arrastrar, la que pone el piloto automático. Vivimos en un mundo incoherente lleno de gente que va y viene, pero ¿se para, observa, intenta comprender, ve más allá de lo obvio?

No sé a dónde llegaré ni cuándo pero siempre intento que mi incoherencia sea lo más coherente posible.  Cada día fallo en tanto que me defraudo una y otra vez. Me perdono y me doy otra oportunidad. La vida con sus desiertos y sus abismos, la abrazo y doy gracias.


Sed felices (:

miércoles, 18 de mayo de 2016

Perla vital (3): HILANDO MOMENTOS


"Mira con cuidado porque lo que verás no es lo que acabas de ver"

Vivir, menuda aventura. Cada día es tirar de un hilo entre tantos. Decisiones, posibilidades, caminos. Elecciones continuas, muchas de manera consciente, otras parecen que no lo son.

Cuantos hilos, qué difícil resulta a veces y otras los hilos se posan en tu mano. A veces hay que buscar para estirar. Los hilos son de todos los colores, tamaños, más liados o menos. Hay quien hace nudos y une hilos para conseguir una buena madeja, pero cuando menos te lo esperas se forman enredos y el caos se materializa, tal vez la mejor opción es tirar de cada hilo, uno por uno. En el epicentro de esa madeja parece haber algo valioso, pero y si eso que busco está en cada tirón de hilo.

Los hilos son el camino de regreso, la llegada, la parada, el paisaje y el destino. Esos hilos son la vida. Y en cada uno se halla una fibra de la felicidad. Tal vez la pregunta sea qué es la felicidad.

Cuando era más pequeña me consideraba infeliz, no era capaz de apreciar todo lo bueno de mi vida, que era mucho, lo malo nublaba todo lo demás y vivía entre alegrías y penas. Con los años mi vida ha cambiado mucho y sigue habiendo pequeños problemas, supongo que siempre habrá algo, pero gracias a que sé lo que es estar triste y hundida, he aprendido a disfrutar más de los buenos momentos.

Para mí, antes la felicidad era tener una vida perfecta, pero con los años llegué a la conclusión de que nunca tendría una vida perfecta, así que comencé a valorar todo lo bueno e intentar mejorar lo menos bueno. Bajé el listón que yo me había autoimpuesto y ahora mi felicidad es algo más sencillo. alcanzable, cotidiano, es algo de  "andar por casa".

Mi felicidad se transformó, dejó de ser un concepto y se materializó en actos, a simple vista insignificantes.

La felicidad es vivir y en ese preciso momento que te sientes bien, respirar, sonreír y pensar "ahora soy feliz". En un paseo, en un día en familia, en una carcajada, en un buen plato de comida, un día lluvioso, un gracias, un abrazo, un logro, un fracaso, está en todo, a veces invisible, rompí expectativas y comprendí que cada paso es necesario, no se trata de llegar a una meta, más bien es disfrutar de esa zancada, ese salto o ese momento de quietud. Algún día miraré atrás y veré mi pasado como una película en la que cada detalle es necesario para llegar a donde estoy. Tal vez la actitud es escarbar cada día y de lo peor buscar lo positivo. Todo tiene fundamento como para poder encontrar pequeños trozos de felicidad en miles de detalles que, aparentemente, son cotidianos.

Así que yo pienso que mi felicidad es una simbiosis entre detalles y giros de perspectiva. Y así vivo con muchos sueños, utopías, anhelos, proyectos…pero buscando momentos felices enmascarados, y también aquellos que no se buscan porque invaden como el viento que despeina. instantes que suman y cuando lo uno todo, pienso lo afortunada que soy, lo agradecida que me siento porque la vida es una consecución de momentos en los que pueden ser lo que quieras que sean porque el filtro que lo cambia todo es la mirada.


Sed felices (:

viernes, 6 de mayo de 2016

Palabras gritadas (2): HIPOCRESÍA GLOBAL

Pongamos una balanza, a un lado millones de euros, al otro una persona, "solo" una vida.
Hay gente que elegiría el lado del dinero porque tiene más valor. Para mí, y mucha más gente, una vida no tiene precio. Hay una frase que me gusta y dice así: “Se compra lo que tiene precio. Lo que tiene valor, se conquista”.

Se habla de atentados grandes y atentados pequeños: 10, 50, 100 muertos. Cuando dicen una muerte yo pienso en tragedia, para mí una vida tiene muchísimo valor. Parecerá utópico, pero defender la vida es lo más básico, una vida menos, es una historia truncada, una familia rota, un vacío en su entorno, una oportunidad menos en una persona que dejó de vivir.

Todos los días mueren miles de personas injustamente por miles de razones, pero muchas son por causas injustas y evitables por decisiones de otros. Víctimas de guerras, de atentados, de hambre, de abortos, de enfermedades con cura pero sin vacunas ni medicamentos. Cuántas muertes se pueden detener cada día, pero los que pueden hacer mucho hacen poco, me gustaría darme un paseo por las instituciones europeas, americanas, las grandes convenciones mundiales...A ver cuanto lujo y trajes caros veo por allí, mucho dinero. Nos dicen que aunque haya objetivos del milenio para acabar con los problemas globales, haya recursos para todos, cada día mueren personas a costa de otras. Me niego a conformarme a que esto así y no tiene solución, hay maneras de terminar con todo esto, pero no interesa porque se cae el sistema surrealista e insostenible que se ha creado de Bolsas de dinero invisible con muchos ceros de cifras millonarias. Unos pocos muy ricos, una mayoría pobre. Empresas que solo piensan en producir, vender y ganar dinero. Gobiernos movidos por la economía y no por las personas.

Tristemente haya gente poderosa que se vaya a la cama con la conciencia tranquila, con la idea de que son personas de éxito, por haber logrado un sueldazo, una buena fortuna y una vida perfecta. Para mí, las personas de éxito son las que trabajan de sol a sol, hacen malabares para alimentar a hijos sin tener dinero ni comida, las personas que no tienen nada pero siguen soñando fuerte y no pierden la alegría ni las ganas de vivir. Cuanto nos queda por aprender de los más pobres. Tal vez no tengan dinero, pero en ellos abunda amor y aunque el amor no dé de comer, da para vivir.


Mi alma entera es un grito, y toda mi obra es el comentario sobre ese grito.

lunes, 25 de abril de 2016

Micro Palabras (12): LA MENTE COMO HOGAR

Últimamente hay algo que ronda en mi mente y, precisamente, es la mente. Es una habitación infinita en la que cabe todo: sueños, proyectos, fantasías, ilusiones, locuras, personas, ideas, verdades, mentiras, creencias, recuerdos, canciones, olores, imágenes, sonidos…Me quedo corta porque en ella cabe todo lo imaginable, todo lo abstracto de este mundo, todo lo soñado, todo lo vivido, todo lo que quieras echar dentro.

Hay personas de mente cerrada, no dejan que casi nadie entre y las ideas y creencias que hay ahí dentro se van pudriendo desprendiendo un olor que yo llamo “ancestralidad estancada”. Mientras que otras personas, mis favoritas, tienen una mente abierta, sin muros, donde dejan que todo entre y salga, con aires renovadores, una habitación que cambia de alfombras, de cuadros, de muebles, que está al día y siempre conserva su olor característico, la esencia. Esa gente que me gusta, le  gusta aprender, curiosear, leer lo que caiga en sus manos, conversar, enriquecerse del que tiene al lado, aún siendo muy diferente. Son personas que no entienden de razas, creencias, ideologías ni formas de ser para interactuar con otras personas, que no etiquetan, porque todos tenemos  razones para tener nuestra propia habitación a nuestro gusto. Y si esas personas si además de enriquecerse son optimistas, ya me encantan.

Yo hoy me pregunto cómo es mi mente, a veces viene bien una reforma profunda, otras con cambiar las bombillas o algo de la decoración es suficiente. Haz de tu mente, un lugar acogedor, un lugar personal, haz de tu mente, un lugar para ti, pero siempre con cerveza en la nevera por si vienen amigos.


No tengas tiempo para tener prisa (:

martes, 19 de abril de 2016

¿QUÉ SIGNIFICA ESTAR VIVO?



Si has invertido 30 minutos de tu día en ver este vídeo, seguro que no te has arrepentido. Gracias a Fran Russo que me ha mirado a los ojos y me ha dicho las palabras que justo ahora necesitaba. He aprendido mucho, más o menos todo ya lo sabía, pero él lo ha unido todo en un vídeo, y me ha arrancado sonrisas y hasta alguna lágrima con este mensaje lleno de esperanza.

Desde hace unos meses me pregunto cuál es el sentido de mi vida, intento marcar mis sueños, que al fin y al cabo son los vehículos que me llevan a ese objetivo, pero en la vida no hay destinos paradisíacos y felices, la vida es camino y la felicidad reside en cada paso firme que se dé con corazón, intentando hallar lo positivo del momento presente.

La vida es una prueba de amor. La mejor respuesta al odio es el amor. Me encanta desentonar, que la gente me diga que estoy loca que por qué soy tan caótica con tantos proyectos y tantas ilusiones, tantos planes y tantas ideas. Aparentemente mi vida parece un poco alocada e incoherente, pero detrás de cada decisión hay mucho reflexionado o tal vez un impulso rápido, que yo llamo corazonada. Esto sí que es incoherente, pero la vida es una simbiosis de reflexión e impulsividad, todo en su justa medida, a mí no me ha ido mal hasta ahora.

Ando perdida en esto de vivir, pero tengo claro cual es mi misión de mi vida. Siempre he creído que era dar; dar mi tiempo, mi talento, mi esfuerzo al servicio de una causa...pero, en realidad, no quiero dar, lo que yo deseo es darme. Quiero ser invisible, quiero ser un pequeño generador de cambio movida por amor.

Demasiado utópico tal vez, pero la utopía es el horizonte, nunca se alcanza, sin embargo, cada paso te acerca. No quiero escalar montañas ni atravesar mares, solo quiero caminar y dejar huella, siempre teniendo en cuenta que hay huellas que se borran con las olas.

Cada días más cerca de aquello que quiero ser, y ahora después de muchos años haciéndome la eterna pregunta de cual es mi razón de ser, poco a poco, gracias a muchas personas que han ido apareciendo en mi camino, puedo afirmar que siento una enorme ilusión al pensar que llevo una etapa andada, pero queda un largo camino por atravesar. Y solo pensarlo me llena de alegría, entusiasmo y una sensación inefable que a veces me hace cerrar los ojos, sonreír y sentirme amada por Dios, que me ha regalado la vida, y Él es un ejemplo de cómo vivir.

Siento que todo es posible porque la fe es un convertidor de imposibles en posibles. La vida no hay que batallarla con uñas y dientes y pisando a los demás para ser el mejor en algo, hay que batallarla con abrazos y sonrisas, miradas y un par de manos dispuestas a servir.

Sueño con que este mundo se ilumine de esperanza y la mejor bombilla para este gran alumbrado eres tú.
Sed felices (:

jueves, 7 de abril de 2016

Palabras gritadas (1): DINERO, DINERO Y MÁS DINERO

Hoy estreno nueva categoría para canalizar mis críticas a este mundo y a la sociedad, esta categoría se llamará “Palabras gritadas”. Hay situaciones que me llenan de rabia, impotencia y dolor, y quiero gritarlas fuerte. Quiero gritar injusticias, aquello que no me gusta  de este planeta de contrastes, desigualdades y contradicciones. Aprovechando que estudio periodismo, al final de algunas entradas dejaré los enlaces de aquellas noticias que me han llevado a escribir estas palabras que quiero gritar. Un pequeño proyecto dentro de mi blog que me llena de ilusión. Hay tanto que denunciar de ahí fuera que seguro que esta categoría menos literaria, pero más periodística, llenará mi blog de palabras para crear conciencia social o por lo menos un poquito de reflexión. La muletilla final de esta categoría: “Mi alma entera es un grito, y toda mi obra es el comentario sobre ese grito”.
Aquí va la primera entrada de “palabras gritadas”:

Hay días que me come la impotencia. Qué mundo es este, en qué momento la gente se ha anestesiado del dolor ajeno que se ve en el telediario, cómo hemos llegado a deshumanizar tanta vida y un trozo de papel que llamamos dinero es razón suficiente para infravalorar vidas, repito, vidas.

Muchas multinacionales tienen una responsabilidad social corporativa, pero no se hacen responsables de como se obtiene la materia prima de sus productos. Apple necesita cobalto para sus dispositivos, ¿cómo se consigue ese material? En minas en el Congo, gracias al trabajo de niños y adultos con jornadas laborales de 24 horas, en condiciones pésimas1. Nestle alimenta de chocolate a millones de niños del primer mundo, pero mucha gente no sabe que los sacos de cacao son transportados por otros niños en África2. Y así infinidad de ejemplos que ilustran este mundo de contradicciones.

Desarrollo dicen, el siglo XXI: la era digital. Desarrollo a costa de otras vidas, personas que han nacido en otros continentes y no tienen cabida en el primer mundo. Como le explicas a niño sirio que huye de la guerra, que los ricos de Europa no pueden acoger a su familia, que no hay asilo para ellos, que en Turquía, un país donde no se cumplen los derechos humanos y pueden mandarlos de nuevo a Siria3, supuestamente, sí tienen espacio. Y como no por medio de un gran acuerdo bilateral, siempre hay dinero.

Pero no miremos al Este, ahora al Sur: pateras, inmigrantes intentando saltar una valla. Mucha gente dice: “Es que si les dejamos entrar, esto es insostenible, todos vendrían”, pero alguien se pregunta hasta qué extremo habrán llegado para tener que abandonar a su familia, su país, cruzar un continente enorme como África, mendigar para poder pagar a una mafia para saltar una valla o lanzarse al mar. De verdad que nadie haría tal locura, si no fuese que ese viaje, es su única salvación. Elegir entre morir en sus países, morir el camino y si tienen mucha suerte una vida mejor en Europa. Se nos olvida, pero lo único que buscan es seguridad, poder vivir sin miedo.

Esas personas que ansían una vida mejor, son como tú y yo, con sueños, ilusiones, motivos para luchar, sin embargo no tienen la misma suerte que nosotros, han nacido en países difíciles, conflictivos, inseguros.

Esas personas piensan que en Europa está la felicidad, pero en realidad no está aquí, aquí la felicidad te la intentan vender embotellada, en un coche, en un bolso o en un buen reloj. Necesitas dinero, mucho dinero para ser feliz, pero cuando lo tengas todo, tal vez te des cuenta que la felicidad se mide en abrazos, miradas, en sonrisas, en momentos. No me cansaré de repetirlo, la felicidad está en los pequeños detalles, en lo cotidiano, en un paseo escuchando buena música, en un baño de espuma, en una conversación, en una tarde de lectura, en una carta en el buzón, en un "te quiero"…

Solo por un momento, olvídate de tu móvil, tu ropa, tus cosas y piensa en "tus" personas, en aquello que te hace sonreír fuerte automáticamente, en aquello que te mantiene vivo, con fuerza, aquello que te apasiona, aquello en lo que sueñas.

No te dejes llevar por lo superfluo. Intenta vivir con menos dinero y con más alma.


Mi alma entera es un grito, y toda mi obra es el comentario sobre ese grito.

Fuentes:


martes, 5 de abril de 2016

Perla vital (2): HILOS DE VIDA Y TIEMPO


[Escribí esta entrada escuchando esta canción en bucle, si quieres la puedes leer con esta música de fondo.]

Hoy siento vacío en el estómago, al principio he pensado que era hambre, pero después esa sensación se ha mezclado con la nostalgia, la incertidumbre y el miedo. Ando tan ocupada que pocas veces tengo tiempo para frenar, intentar mirar mi vida desde fuera y preguntarme algunas cuestiones importantes.

¿En quién me he convertido? ¿Cómo he llegado hasta aquí? ¿Hacia dónde ando? ¿Quién quiero llegar ser? Menudo vértigo vital da pensar en el futuro, sé que este se traza con cada paso. Lo que hoy haces te lleva a donde quieres estar mañana, pero siempre surgen dudas, ¿este será mi camino?

Me he puesto a hacer repaso de mi vida. Mucho lo vivido, con momentos maravillosos, la mayoría, pero también otros amargos. Todos necesarios para estar donde estoy, ser quien soy y  llevar la mochila que llevo, cargada de lecciones, recuerdos, olores, sonrisas, personas…

Qué grande es la vida, nos maneja como quiere: nos lleva, nos trae, nos mueve…creía ser dueña de mi vida, pero a veces me doy cuenta que no todo depende de mí. Mi entorno, el viento o el mar pueden marcar el ritmo. Siempre he pensado que nada es fruto del azar, que cada detalle, cada dolor, cada alegría y cada día tienen un porqué en el rompecabezas de mi vida.

Y mientras los días transcurren, más o menos rápidos, más o menos intensos, también pasa la vida que se enmascara de rutina a veces, de cambios constantes otras tantas. Y solo tengo hoy para vivir y mañana cuando me levante será un nuevo “hoy” y así día tras día, solo puedo vivir ahora porque vivir mañana es imposible.

En mitad del caos del tiempo, de minutos con complejo de eternidad y horas que parecen relámpagos, entre la relatividad del tiempo, me siento débil y pequeña. Vacilante  y pérdida.

Cada día hago y dejo de hacer muchas actividades, cada uno decidimos que se adapta mejor a nuestras posibilidades y gustos del presente. A veces nos gusta proyectar y apostar por el futuro y hacemos aquello que da beneficios a largo plazo, otras, pensamos a corto plazo en este momento, en disfrutar aquí y ahora. Y se complica cuando quiero encontrar el equilibrio de lo fructuoso y los “carpe diem” y hay que poner una balanza si esto que estás haciendo vale la pena, si sirve para algo, si me lleva a alguna parte, otras, es mejor mandar estas teorías a la mierda y hacer cosas sin sentido, olvidarte del futuro, de los problemas y disfrutar como si no hubiera mañana. Mañana ya se verá.
Qué maravilla es vivir, me gusta pensar que miles de hilos nos manejan y nosotros, ingenuos, vamos con la cabeza alta y pensando: “yo llevo las riendas”, pero ¿y si no es así?

 ¿Qué más da? Vive, disfruta, planifica, sueña, vuela con los pies en la tierra, camina con la cabeza en las nubes, pero sobre todo, levántate con una sonrisa de oreja a oreja e intenta afrontar el día como si un sol radiante estuviera sobre ti, puede que haya nubes, y hasta chaparrones, pero lucha para qué ni un vendaval pueda contigo.

Vale la pena dejarse llevar, vale la pena luchar por lo crees, vale la pena dejarse la piel, vale la pena ser uno mismo, vale la pena vivir.



 Sed felices (:

lunes, 28 de marzo de 2016

Micro Palabras (11): EL BAILE DE LA VIDA

Ya van 19 años de aprendizaje, de lucha, de vida. Me he parado a pensar que saco en claro de todo lo vivido y aprendido, reflexionado y conocido. Aquí lanzo alguna de esas "lecciones vitales".

Las opiniones ajenas tienen importancia si vienen de alguien que me quiere, si son negativas me quedo con los constructivo. No importa la cantidad, sino la calidad de personas que me rodean. La transparencia y la autenticidad son las mejores compañeras de viaje. Se llega más lejos con entusiasmo, pasión, optimismo y una sonrisa. Doy mucho valor a los abrazos, son algo tan simple, pero que transmiten tanto, que los considero inefables.

Perdonar es difícil pero reconforta al alma. La felicidad reside en los detalles más insignificantes del presente. La vida transcurre de una manera que siempre descoloca. A veces, los planes son rotos por sorpresas que hacen sonreír.Vale la pena ser inconformista y luchar por lo que se cree. Compartir es sumar vida. Y por último y tal vez lo que más me ha costado aprender es que no hay nada como ser uno mismo, con el tiempo ya no me sorprenden las personas ricas de dinero, sino las personas ricas de alma y corazón.

La vida es un camino lleno de “Todo”. Todo llega, Todo pasa y Todo sucede por alguna razón. Por eso cada día me preocupo menos, exijo menos a los demás, pero más a mí misma y sobre todo intento ser más agradecida.


Al fin y al cabo, el baile de la vida es breve, a veces, con pasos complejos, y otras, tan solo hay que dejarse llevar disfrutando el momento. Ahora pretendo luchar más por mis sueños e ideales, sí, soy utópica y un poco alocada, pero somos muchos los “locos-utópicos” que nos gusta ir a contra corriente y apostamos por vivir diferente.

No tengas tiempo para tener prisa (:

miércoles, 16 de marzo de 2016

EL PODER DE LAS MENTES

Sé que hay una fuerza tan grande que hace que todo se descontrole: el poder de las mentes. No sé si es amor u obsesión, una locura o una tautología. Lo que sé es que hay cosas que son idílicas, tan irreales que tacharía de imposibles. Inconfesables tal vez. Mentes con una fuerza arrolladora.

Sé que esto se me fue de las manos hace mucho tiempo, te colaste en mi mente sin yo darte permiso. Y ahora cómo sacarte. Cuando se piensa demasiado, cuando la imaginación tiene un epicentro en la cabeza un tanto extraño ya no soy capaz de controlar nada. Esto se me fue de las manos como tantas otras cosas. Tal vez perdí la cordura, pero soy feliz en mi desorden de vida.

Nunca quise ser de esas personas que creen tener todo bajo control, tal vez por miedo a la improvisación o al caos. A mí en cambio, me apasiona ese caos, me gusta pensar que es un caos ordenado. Miles de ideas, proyectos, personas y pensamientos se cuelan en mi mente cada día y a veces me saturo, pero un día me dijeron que si escribes lo que piensas tu cerebro cree que eso lo has contado. Y eso hago, intento sobrevivir soltando montones de palabras que caen. No sé a donde, algunas vuelan más alto, otras se quedan guardadas en el cajón de sastre -hoy más bien en una carpeta virtual escondida en el laberinto de "Mis documentos"- y así sigo (sobre)viviendo como puedo.

A veces me paro a pensar y creo que es difícil encontrar el momento exacto en el que hubo un punto de inflexión en mi vida. Me cansan las etiquetas automáticas, yo soy persona de contrastes, quien me conoce sabe que hoy arriba, mañana abajo; hoy un tipo de música, mañana la antítesis musical...Soy una montaña rusa aleatoria. Nadie es quien parece, como hoy una buena amiga ha escrito en su facebook: Ni los buenos son tan buenos ni los malos son los peores. Dejemos la hipocresía, dejemos de encasillar personas. Yo soy libre y el viento marca el ritmo de mi vida. Y entre subidas y bajadas, la vida me ha enseñado mucho.

He aprendido que la distancia y el tiempo no hacen el olvido, que la vida es lo que tu decidas que sea, que la mirada es la clave y el optimismo una forma de vida, que autoestima no es arrogancia es el primer paso para ser feliz, que la vida sorprende a cada paso, y la intensidad de esta es proporcional a la intensidad de los sueños y las agallas que se tengan para apostar por ellos. Que lo bueno llega, las experiencias transforman, los estereotipos se rompen y la vida es mejor con una sonrisa. Que para encontrarse no hay que ir muy lejos, un buen libro o el yoga es una buena opción y el tiempo es muy poco como para desaprovecharlo en tonterías, a veces hay que estrujarlo y decidir que es lo que te hace feliz. Gamificar la vida es uno de mis mayores retos, que la rutina sea maravillosa tal vez sea la clave. La vida es una, y mientras pasan los días, tú sigues ahí, en mi mente.

No tengas tiempo para tener prisa (:

viernes, 11 de marzo de 2016

LA FIESTA DE LAS PALABRAS ROTAS

Hoy este blog cumple 4 años, un tiempo en el que he crecido como persona y espero que la madurez que da la vida se hayan notado en mis palabras compartidas. Por ser un día especial, me apetece publicar un relato que escribí el pasado verano, hacía mucho tiempo que no escribía una historia. Espero que disfrutes de la fiesta de las palabras rotas.

LA FIESTA DE LAS PALABRAS ROTAS

Reviso por última vez la nueva entrada que subiré a mi blog.

Dos mundos. Dos realidades.
Cada vez son más los días que llego a mi casa  pensando que las ciudades se están convirtiendo en espacios capitalistas deshumanizados. Mareas de consumidores que buscan la tendencia de la temporada, mareas de trabajadores acelerados, mareas de turistas intentando capturar la mejor fotografía…me cuesta ver personas que llevan otro ritmo, una sonrisa y que simplemente pasean.
Hay días en los que no escucho un “buenos días” o un “gracias”. La imagen más repetida: una persona mirando su móvil, incluso en compañía. Cada vez son más y más las personas encadenadas a ellos, presos en una pantalla de emoticonos, tuits y caramelos de colores. Sólo veo gente con prisa, personas pidiendo limosna, otros rebuscando en la basura y todos indiferentes. Esto se ha convertido en el ”espectáculo” diario. Ya nada sorprende en este mundo de extravagancias y contrastes.
Qué ha sido de esa gente que solía leer un libro en el autobús, de las conversaciones con el vecino o del intercambio de recetas mientras se tendía la ropa. Todo esto parece haber quedado atrás hace tiempo, pasando de la cotidianeidad a la excepcionalidad.

Llego a casa, enciendo la tele y pongo el telediario. A la orden del día: nuevo caso de corrupción, crecimiento negativo de la Bolsa, desmantelamiento de una banda de narcotraficantes, llegada de una patera a la costa…Y así un día tras otro, es como una historia sin fin que se ha quedado anclada en el nudo de la narración y nunca llega el desenlace que nos gustaría escuchar. El informativo no es más que una agrupación de los problemas más mediáticos. Todo lo lejano y tristemente cotidiano como las guerras civiles en África o la hambruna, se hacen invisibles para aquellos que deciden vendarse los ojos, sentarse delante de la “caja tonta” y creer que lo que se cuenta es la verdad absoluta y se trata de la mejor selección de hechos acontecidos en el mundo.

Es desolador  ese momento de  desesperanza cuando los jóvenes miramos a nuestro alrededor y nos percatamos en lo que se ha convertido el planeta: una sociedad centrada en el consumo, la comida y la imagen corporal −ya sea el peso o bien músculos−, un mundo sin escrúpulos y unos gobiernos e instituciones movidos por cifras descomunales de dinero que ni siquiera somos capaces de materializar con todo el papel-moneda existente.

Cuando pienso en todo lo que  nos hemos convertido ya no soy capaz de identificar un único planeta, ahora veo dos: uno, el físico, el que se va deteriorando con el cambio climático y otro, el planeta virtual que se ha creado a través de ondas y antenas, wifis y cables, con unos continentes llamados redes sociales en los que cada habitante intenta aparentar tener una gran vida, reuniendo en su muro los mejores paisajes, sus increíbles posados y sus apetecibles manjares. Los otros ciudadanos de su entorno virtual clickan “me gusta”, “like”, “retuit” y “fav”, y alimentan el ego del propietario de esa foto. Parece que hay personas que ya no viven para disfrutar, sino más bien para construir sus perfiles y crear una identidad más o menos distante de la realidad con una consecución de momentos pintados con filtros y palabras bonitas o frases −supuestamente− filosóficas y así poco a poco aumenta el marcador invisible llamado “postureo”.

¿Esto es felicidad? Lo siento pero yo no comparto la dinámica de este planeta virtual: yo me quedo con los bosques, playas y campos del planeta físico y también prefiero tomarme un café con una persona antes que hablar por WhatsApp con un desconocido que me dio su número por una de tantas de las redes de contactos que existen.

Vive y ríe, habla o canta y por favor comparte tu vida en este planeta llamado Tierra. No olvides el valor de las miradas, la calidez de un abrazo, la caricia sobre la piel y el sonido de un beso.

Clicko en publicar.

Recibo una notificación del facebook, es un evento llamado la Fiesta de las Palabras Rotas, leo  la descripción que dice:
El próximo 19 de agosto, día mundial de la asistencia humanitaria, queremos humanizar un poco nuestra ciudad, a través de un acto simbólico y esperamos obtener resultados y marcar la diferencia con las pequeñas acciones, que son las que mejoran las escenas difíciles que se repiten a diario a nuestro alrededor.
Lo único que tienes que traer es una carta reivindicativa exponiendo problemas locales nacionales o mundiales.
Nada más, nos vemos en la plaza Nelson Mandela, creemos que no hay mejor lugar, él fue un ejemplo de lucha y acción en la resolución de situaciones de desigualdad y discriminación. No te pierdas la primera edición de la Fiesta de las Palabras Rotas. No dejará indiferente a nadie.

Menuda casualidad, tras publicar esta entrada aparece este evento tan peculiar que me ha dejado muy intrigada, ha sido como un rayo de luz verde, una respuesta que el destino ha querido regalarme tras la publicación en mi blog.

Por fin ha llegado el día. Me dirijo a la plaza Nelson Mandela, un poco alejada de mi barrio, pero que en bus se llega en poco más de media hora. Al llegar me sorprendo. Allí hay un gran número de personas y veo carteles que me dan a entender que este evento ha sido organizado por una colectivo del barrio llamado “Gota a gota”, también hay una barra abarrotada, leo: «tinto a un euro, cerveza a un euro, a favor del comedor social “Nadie con hambre”». Justo en frente hay unos puestos que forman un mercadillo solidario de productos artesanales, en otra esquina de la plaza un rastrillo de libros, ropa y objetos de todo tipo. Muchas personas se conocen entre sí, se saludan, casi todos parecen pertenecer a este barrio humilde alejado del centro de la ciudad.

Tras un rato que paso observando objetos un tanto extravagantes y libros de segunda mano, una mujer joven comienza a hablar y sus palabras retumban por la megafonía instalada para el acontecimiento:

“Buenos días, muchas gracias a todos por venir a la Fiesta de las Palabras Rotas que está a punto de comenzar. Rápidamente voy a explicar en qué consiste. Como ya os pedimos, espero que muchos de vosotros hayáis venido con vuestra carta con esos problemas que os entristecen, enfadan o aquello que queréis que desaparezca.
Vamos a formar un gran círculo por toda la plaza y tiraremos nuestras cartas al aire. Cuando todas hayan caído al suelo, cogeréis una al azar y esa será la carta que leeréis, aunque no tenga remite está escrita para vosotros, Seguramente exponga una larga lista de problemas y quejas, lo único que podéis hacer es intentar resolver o mejorar uno de ellos. Si es local, habrá que actuar con una pequeña acción o incluso plantearse ser voluntario de una ONG de la ciudad, si es un problema que se nos escapa de las manos, siempre se puede ayudar con una suma económica, si es posible, o difundiendo ese problema por redes sociales o con “el boca a boca” para que otras personas también puedan luchar por la causa. Os pedimos creatividad, seguro que podéis hacer algo por alguna de las situaciones plasmadas en el papel. Después cada uno pisaréis vuestra carta para “romper las palabras” y simbólicamente romper cada problema recogido en la carta.
Así que ahora los voluntarios de la asociación “Gota a gota” irán organizando el gran círculo. Os pedimos coordinación y agilidad para pasar a la lanzada de cartas”

Me ha encantado la idea del lanzamiento de las reivindicaciones y la pisada de palabras. Por unos segundos siento los mismos nervios que al abrir el buzón y encontrar una carta, de esas que se están extinguiendo. Y por otro lado, ilusión, alguien va a leer mi entrada del blog y jamás podré saber de quién se trata. De alguna forma he sacado mis palabras del planeta virtual.

Cuando toda la plaza estaba delimitada por un círculo humano, la mujer de antes pidió silencio y preparación. Comenzó una cuenta atrás de diez segundos.
Durante un instante la plaza se tiñó de blanco, cartas voladoras que buscaban un espacio en los adoquines.

“Ahora recoged una de las cartas y recordad no vale solo con una lectura, pisarla y guardarla en un cajón. Hay que actuar, difundir, dar o donar tiempo para humanizar nuestro barrio, nuestra ciudad, nuestro país y nuestro planeta.
 Muchas gracias, nos vemos el año que viene en la segunda Fiesta de las Palabras Rotas.”

Tras esa despedida todo el mundo, niños y ancianos, adultos y jóvenes recogimos una de las tantísimas cartas sembradas en la plaza Nelson Mandela. Y antes de abrir sobres o desdoblar el papel, pisoteamos con fuerza, liberando la rabia, la tristeza y la impotencia que cada uno experimenta ante las injusticias.

Leí mi carta con detenimiento y sí, intentaré hacer algo porque de nada sirve ver el telediario y lamentarse. De nada sirve ir a tomar unas cervezas y quejarse de la política o cualquier hecho discutible y mejorable. De nada sirve sentir pena por las personas que no pasan por su mejor momento y tan solo repetirse en la cabeza: “qué mal están las cosas hoy en día”. De nada sirve reivindicarse si no actúas igual que piensas. De nada sirve escribir o comentar una situación injusta. Estos “de nada sirve” tienen una solución: servir a los demás y lo único que esperes a cambio sea la satisfacción de ser partícipe de una pequeña transformación en la vida de una persona.

El cambio llega cuando dos manos y una sonrisa deciden actuar.

Sed felices (:

domingo, 6 de marzo de 2016

Micro Palabras (10): CONTEMPLAR (MI) VIDA

Hoy me pregunté que hacer con mi día y decidí contemplarlo.
Ver pasar el tiempo y respirar.
Observar el mar y respirar.
Mirar lo verde de mi alrededor y respirar.
Pensar en muchas personas que quiero y sonreír.
Un paseo en bici y descansar.
Esperar que el sol baje y cambiar la mirada en modo niño.
Contemplar el atardecer como si fuera el primero.
Ver personas pasar e imaginar sus nombres, vidas, profesiones, sueños y proyectos.
Escuchar mi canción favorita en bucle y después, hacer silencio y escucharlo.
Irme a la cama dando gracias por tanto.
Y nada más.
No tengas tiempo para tener prisa (:

domingo, 28 de febrero de 2016

WANDERLUST

Hoy me he despertado con ganas de mandarlo todo a la mierda, bueno; todo no, solo lo falso, lo superfluo, lo nocivo.
Las malditas redes sociales que atan y te introducen en el mundo de aparentar, vulgarmente llamado postureo, te roban tiempo, mucho tiempo.
La televisión, el invento del siglo XX, la caja tonta del siglo XXI. Me cansan los programas basura  y los telediarios subjetivos que en dos minutos te muestran una noticia en la que ellos deciden que veas una parcela minúscula, como si detrás de ello no hubiera causas, consecuencias, un para qué y un por qué. El análisis es la clave para llegar a ser críticos. Conformarse con la información que nos lanzan los medios, sin reflexión es como meter basura en un contenedor y no pararse a reciclar. Recicla tus ideas, reutiliza tu ideología asentada para que no sea una idea preconcebida y hermética. Reduce las verdades aparentemente absolutas. Cuestiónate más todo, no aceptes el mundo movido por la Bolsa que nos mueve a nosotros a comprar, gastar, cambiar, comprar...en bucle. Un sistema roto por crisis continuas.
Cansada y harta de ser conformista, cansada de la idea “carrera, trabajo, novio, marido, casa e hijos”. Yo no he venido a este planeta para conformarme con una vida clonada, similar a la de millones de personas.
Hoy me he levantado con ganas de dejarlo todo atrás y viajar, con un wanderlust enorme (palabra que no tiene traducción al español que significa un gran deseo o impulso de viajar, deambular o explorar el mundo), viajar a pueblos perdidos del planeta y no de "turismo de hoteles", yo prefiero el "turismo de mochila", viajes sin billete de vuelta en los que de tiempo a respirar, observar, descubrir a un ritmo lento, pero sin pausa. Lugares donde no haya llegado el capitalismo, lugares recónditos de África o América Latina, el continente no importa, quiero llegar a un lugar donde no miren si mi ropa es de marca, si mi pelo está bien cuidado, si mi cutis es perfecto. Quiero un lugar donde pueda ser, hablar con sus gentes, empaparme de otra cultura, dejarme tocar por realidades que no son las cómodas, sin agua de un grifo, comida en nevera, tarjeta de crédito. Quiero dejar atrás aquello que me impide ser, pero decir estas palabras me convierten automáticamente en una persona antisistema por rechazar ser oveja en un rebaño encarcelado en un centro comercial. Me niego.
Yo he venido a este mundo a vivir, conocer, aportar, sonreír, ser. No he venido a comprar, tener un cuerpo sediento de llegar a un canon de belleza, ni a construirme una vida de mujer de éxito, rica, con casa grande e hijos pijos. Me niego a ser una más. Este primer mundo no me atrae, me repugna, tantas personas que actúan sin cuestionarse lo que es vivir de verdad, amar de verdad, ser feliz de verdad.

“Sólo empezando desde dentro conseguiremos cambiar algo de lo que hay fuera.”

Sed felices (:

martes, 16 de febrero de 2016

Micro Palabras (9): LA PERSONA

Un día llega la persona que rompe todos tus planes.

Un día llega la persona que provoca muchas sonrisas automáticas.

Un día llega la persona que libera tus mejores carcajadas.

Un día llega la persona que te hace ser alguien que ni siquiera tú conocías de ti mismo.

Un día llega la persona que al hablar de ti se le ilumina la mirada y ya cuando te ve sus ojos son dos obras de arte de brillo, alma, vida.

Un día llega la persona con la que los silencios dicen más que las palabras.

Un día llega la persona que acepta tus manías, tu pasado, tus debilidades, tus defectos. Y aún así no cambiaría nada de ti.

Un día llega la persona con la que puedes bajar la guardia y dejarse llevar te hace sentir libre.

Un día llega la persona que sería capaz de mover cielo y tierra por ti.

Un día llega la persona en la que entre sus brazos encuentras un nuevo hogar.

Un día llega la persona que cree en ti, cuando ni siquiera tú lo haces.

Un día llega la persona que te hace comprender que tu vida antes ya era perfecta pero que con esa persona lo es más.

Un día llega la persona que te entrega un cheque en blanco de felicidad. Sin nada a cambio.

Un día llega la persona que te entrega su vida para compartirla y siendo la misma persona pero con un plus.

Un día llega la persona que está a la altura de tus sueños, tus proyectos, tus valores, tus ideales. Pero no se trata de estar a la altura, ni más arriba ni más abajo, sino de que juntos suméis una altura que no se mida en centímetros ni en ninguna unidad espacial, tal vez se mida en besos y abrazos. Sonrisas y carcajadas. Silencios y palabras. Tal vez.
Miles...y solo una es tu persona.

No tengas tiempo para tener prisa (:

domingo, 14 de febrero de 2016

AMOR, MUCHO AMOR

Hace poco me preguntaron qué es el amor y no supe que responder. Muchas veces lo fácil es quedarse en la definición automática: “dos personas que se aman y son compañeros en la vida”, pero el amor es mucho más que eso.

Hace tiempo leí un consejo que se me quedó grabado, “No escribas sobre el amor si no estás enamorado” y por esa razón nunca he escrito ninguna reflexión. Pero hoy me pregunto, qué entendemos por estar enamorados, ¿solo de alguien?, o, ¿también de algo, un lugar o un momento? Al fin y al cabo todos hemos estado enamorados en alguna situación de nuestras vidas o existe ese amor invisible que no consideramos amor, pero que cauteloso se cuela y nadie lo frena ni nadie lo ve.
He querido buscar una definición de amor y me he quedado con esta carta de Albert Einstein a su hija:
Hay una fuerza extremadamente poderosa para la que hasta ahora la ciencia no ha encontrado una explicación formal. Es una fuerza que incluye y gobierna a todas las otras, y que incluso está detrás de cualquier fenómeno que opera en el universo y aún no haya sido identificado por nosotros. Esta fuerza universal es el amor.
El amor es luz, dado que ilumina a quien lo da y lo recibe. El amor es gravedad, porque hace que unas personas se sientan atraídas por otras. El amor es potencia, porque multiplica lo mejor que tenemos, y permite que la humanidad no se extinga en su ciego egoísmo. El amor revela y desvela. Por amor se vive y se muere. El amor es Dios, y Dios es amor.
Esta fuerza lo explica todo y da sentido en mayúsculas a la vida. Ésta es la variable que hemos obviado durante demasiado tiempo, tal vez porque el amor nos da miedo, ya que es la única energía del universo que el ser humano no ha aprendido a manejar a su antojo.
Quizás aún no estemos preparados para fabricar una bomba de amor, un artefacto lo bastante potente para destruir todo el odio, el egoísmo y la avaricia que asolan el planeta. Sin embargo, cada individuo lleva en su interior un pequeño pero poderoso generador de amor cuya energía espera ser liberada.

El amor es la fuerza que mueve el mundo, la única razón que sostiene a la esperanza. Miro a mi alrededor y veo refugiados, hambre, guerras, fanatismo, sensacionalismo, manipulación, egoísmo, odio… y sin embargo el amor es invisible, está más allá de la razón, más allá de la mirada.
Quien siembra amor, no siempre recoge. Quien lo da todo, no siempre es recompensado. Quien rompe estereotipos dando lugar a un amor libre sin etiquetas ni fronteras, le llaman bohemio. Y por eso, a veces, el amor da miedo y no existe peor barrera, porque el miedo frena, paraliza, hace retroceder.
Y la mejor decisión es convertir el miedo en cautela, la cautela en conciencia, la  conciencia en actuar, el actuar en amar.

La vida me enseñó que quien ama nunca pierde, o se gana o se aprende.
Aprendí que ser valiente no es la ausencia de miedo, sino saber afrontarlo.
Aprendí que el amor no entiende de colores, de fronteras, de sexo, de edad…no entiende de nada. El amor no se entiende, el amor se siente.
Solo deseo que el amor invada el mundo como una epidemia, o por lo menos a ti, regálalo allá por donde vayas y acompáñalo con la mejor de tus sonrisas.

“Vive, ama, ríe, sueña”

Sed felices (: