sábado, 22 de septiembre de 2018

Micro palabras (28): FUGAZ

Somos fugaces. Los sentimientos sin cimientos son fugaces y las emociones como pompas de jabón, también lo son.

El tiempo es fugaz, cada segundo entre tic y tac se rompe en mil pedazos. 

La fugacidad es la razón que me mantiene esperanzada.Me regala la valentía para decidir en mi vida. Solo tengo esta oportunidad para vivir. La vida nos surca cada día, nosotros sin saber que el futuro es espejismo, solo tenemos presente, donde soñar, ser y vivir.

La vida pasa como un parpadeo en todo el tiempo que existe. La vida, fugaz, recorre el cielo de nuestra alma. Vida, ocurres sin darnos cuenta. 

"Las estrellas dicen que los fugaces somos nosotros"


sábado, 15 de septiembre de 2018

Palabras vividas (4): PENDIENTES

Este verano he tenido la suerte de vivir una gran experiencia social que me ha removido, emocionado y me ha enseñado mucho. Quiero compartir un detalle que me ha hecho reflexionar.

Al final de la experiencia una mujer que vive en un centro de acogida* me regaló unos pendientes hechos por ella. Cada uno tenía una piedra roja ovalada acompaña de dos pequeñas perlas en cada extremo. Me los he puesto un par de veces y cada vez que los veo en mi joyero me acuerdo de ella.

Un día de este verano, un pendiente se me cayó al suelo y la piedra roja se partió. Apenada, intenté repararla y lo único que conseguí es que esa piedra perdiera su pintura a causa del pegamento rápido.

El último día de agosto, volví para hacer visita a aquel lugar lleno de luz y magia. Le conté a esta mujer lo que me había ocurrido y ella insistió en regalarme otros, a pesar de mi insistencia de que no era necesario.

Esta tarde vi los pendientes rojos y he sonreído. Me he quedado un rato mirándolos y he pensado que los pendientes son como las oportunidades en la vida. A veces me brindan una oportunidad que yo desaprovecho y rompo en mil añicos con el riesgo de que no vuelvan a darme otra. Ahora que tengo unos segundos pendientes, me ha hecho valorar más a los primeros y sobre todo, cuidar con más delicadeza y mimo a los segundos.

Cuando una oportunidad se escapa de mis manos, llegan los sentimientos de culpa, tristeza y frustración. Cuando llega la segunda, tengo mucho más que antes, ahora tengo una oportunidad y el aprendizaje de que es necesario valorar lo que se tiene en el momento que está en mi vida, no cuando se ha perdido.

Gracias gran mujer por tu testimonio de vida, por tu acogida constante, tu generosidad sin límites y tu sonrisa perenne. Gracias queridos pendientes por ser cómplices de esta reflexión.

*[No aparece su nombre ni datos personales para guardar su anonimato.]



"La belleza no mira, solo es mirada"

lunes, 3 de septiembre de 2018

Perla vital (7): LÍQUIDO




(La canción es corta, si termina antes
que tu lectura, te recomiendo que vuelvas a escucharla.
Escribí estas palabra con esta canción en bucle).


“Un líquido es un estado de la materia
sin una forma particular.
Cambia fácilmente y solo queda definido
por el recipiente que lo contiene.
El cuerpo humano es un 70% de agua”.



Quiero saber si es agua lo que habita mi cuerpo, quiero saber si es sangre lo que se desliza por mis venas. Quiero saber que se esconde dentro de mí. Solo sé que soy líquido.

Estoy hecha de vivencias líquidas, recuerdos líquidos, oportunidades líquidas, decisiones líquidas.
Mi piel encierra secretos que no entienden de agua, de sangre, de yodo ni sal. Mi piel está cubierta de una capa líquida de ilusión contenida.

Soy cada sueño que dejo ser en mí, cada sonrisa que regalo hacia fuera, cada lugar en el que he sido feliz, cada noche bajo las sábanas sin poder dormir.

Soy vida líquida que se transforma en cada momento. Metamorfosis necesaria para vivir, para encontrarse, sobre todo, para sobrevivir. Me estanco las veces necesarias, no puedo permitirme parar como decisión propia.

Vuelo, salto y ando. Corro, nado y me arrastro. Me hundo y salgo a flote. Me caigo y me levanto. Soy porque sueño. Soy porque decido soñar. Soy porque vivo. Soy porque decido vivir.

Soy decisión constante: permanecer, viajar, huir, caminar, volar… son acciones nacidas de una decisión previa. Antesala del destino, en mis manos tengo mi vida para decidir qué hacer con ella. Tanto quedarse como partir requiere discernir o una intuición impulsiva, a veces cuando vuela la moneda, antes de saber si será cara o cruz, estoy deseando ver uno de sus lados, en ese instante, ya tengo la respuesta. Otras veces es mucho más complejo, no solo hay dos desvíos puede haber cientos y la duda y el miedo son malos compañeros de la decisión continua.

Para mí vivir es un regalo, una suerte, un tesoro. No puedo atesorar mi regalo porque guardarlo es perderlo. Necesito vivir, experimentar, arriesgar, solo así descubriré mi lugar y mi misión en este mundo.

Tras pasos andados tengo una dirección tomada, pero queda mucho por andar, por hallar, por disfrutar y por sufrir. Quedan momentos por vivir y desiertos que recorrer, abismos de los que salir y oasis donde descansar. La vida, así, simple y compleja, según como quiera moldear mi vasija de barro. Manos con arcilla, ropa amarronada, solo así, viviendo.

Soy líquido. Líquido de mil sustancias perennes y mil sustancias efímeras. Líquido que compartir, que decidir cómo y dónde compartirlo. Líquido de sueños, de instantes y pensamientos. Líquido de vida.

Vida, vivirte a mi manera es un sueño inefable.


Sé feliz.

domingo, 12 de agosto de 2018

A MEDIAS

Hay días que desgarrada por dentro, me siento frágil, ajena a mi vida, manejada por hilos, derrotada y vencida. Cuando sé que en mi vida ni controlo ni decido. 

Esos días me refugio en mis sueños, fantasías, otros mundos. Me refugio en mí e irremediablemente me aíslo de lo demás, como manera protectora, como venda para mis heridas, sin saber que una venda también puede infectar la herida abierta y sangrante.

Esos días, las palabras no brotan, me rodea una inexpresividad peligrosa -para mí-, sin saber que siempre expreso, aún con el rostro bajo y los sentimientos decaídos.

¿Qué me queda en esos días? A pesar de todo, invisible y silenciosa, mi identidad vive en mí, mis valores en mis pies, raíces construidas desde cada experiencia, desde mí. Allá fuera nada se ve, sin embargo, una voz interna me susurra que a pesar de todos los huracanes y desiertos siempre seguiré siendo quien soy. Tal vez, este susurro es consuelo y resiliencia. Esperanza nutrida en que mi vida a medias solo sea autoconcepto.


Sé feliz.

domingo, 5 de agosto de 2018

Micro Palabras (27): SENTIR

El miedo grita, el amor susurra.

El miedo ennegrece, envuelve feroz. El amor ilumina, se expande y abraza.

El miedo paraliza, bloquea, hunde. El amor apacigua, pone en acción, mueve montañas personas.

A pesar de los momentos huecos en los que el miedo invade y la oscuridad punzante se instala. Entre susurros, intuyo que el amor siempre ganará.


"El miedo y el amor son los sentimientos humanos más profundos".

(A partir de esta entrada, las fotos son una colaboración de Marta Cuesta. Gracias, amiga).

domingo, 29 de julio de 2018

Palabras gritadas (7): SER, TENER.

"No mires al espejo, mírame a mí. Estás preciosa. Dale una tregua a tus pensamientos. No hay más opciones que esta, solo una frase puede sonar en tu cabeza: eres jodidamente perfecta. La felicidad no se esconde tras unos kilos menos".

Hasta cuándo me pregunto. Estoy cansada de esta sociedad que nos bombardea para seguir el ritmo que nos marca. Estoy cansada que, en ocasiones, coma con remordimientos o tener culpabilidad por no hacer deporte. Ojalá nos fuéramos cada día a la cama pensando: “Hoy vi mucho la tele y no leí nada” en vez de, “hoy comí mucho y no hice nada de deporte” y con un sentimiento de decepción con uno mismo y una culpa de la que se instala fuerte. Cansada de publicidad de cuerpos perfectos y productos de belleza imposible, ojalá que la televisión publicitara libros y sintiéramos la necesidad de ir a comprarlos en rebajas como si se nos fuera la vida en ello. Cansada de influencers que atosigan las redes sociales, para influenciarnos a consumir, a cuidarnos y a llevar una vida perfecta para exponer en redes sociales, como un producto más.

Ojalá más coherencia, pensamiento crítico y educación en torno a todo lo subliminal que esconde nuestra sociedad, los pequeños creen que esta es la única realidad y mayores juegan a formar parte de ello, de manera automática e inconsciente, y aún así nos sorprende que cada vez haya más personas acomplejadas y sin confianza en ellas mismas, las cifras de acoso escolar se disparan…vivimos en la sociedad en la que se castiga "lo diferente", los atributos físicos que se etiquetan como fuera de “lo normal”, se castiga con el desprecio, la risa burlona, la mirada juiciosa, la indiferencia que aísla, el rechazo feroz…

Llagará el día que el tiempo nos enseñe que con su viaje fugaz no nos queda más que el alma, cada aprendizaje, experiencia, viaje, cada enseñanza, que un día, un libro nos dejó dentro. Un rayo de luz tras cada detalle que nos abre un poco más la mirada. Ni rastro de “belleza ideal”, cuerpazo, montones de ropa de temporada, outfits ni productos de última generación que ya quedaron anticuados. Llegará el día en el solo quede el espejo, mi reflejo y yo y me preguntaré qué tengo, sonreiré y corregiré la pregunta, quién soy. Lo que se guarda en el alma alimenta mi ser, lo que acumulan mis manos engrandece mi tener.


“La verás brillar entre sombras y también, descansar en ellas. La verás menguar, reír y crecer sin que nada ni nadie pueda quitarle lo completa”. ~Alejandro Dathe



"Mi alma entera es un grito, y toda mi obra es el comentario de ese grito".

lunes, 23 de julio de 2018

Micro Palabras (26): ESPERANZA

Existe una sensación mágica que impregna el alma y colorea el corazón de un verde intenso como la hierba mojada por la lluvia.

Sentir que el camino tiene un destino increíble, sin olvidar que el trayecto es el regalo que llamamos vida.

Sentir que la vida es un lugar donde se fracasa nos caemos , pero siempre se puede remontar el vuelo. Primero con dificultad, para después planear y surcar el cielo.

Sentir que un rayo verde -como el primero del amanecer- existe e ilumina mi historia durante un segundo, suficiente para caminar con la cabeza alta, los sueños enraizados, la fuerza desde el alma y la sonrisa desplegada como paracaídas emocional.

Sentir esperanza es paisaje verde -tal vez del Norte-, aún en la oscuridad, tengo un tesoro dentro. Guardo el color que me ancla en mi vida, me alienta y me transforma. Razón de ser. Esperanza que moldea y mi vida sigue siendo imperfecta pero ahora es un lugar más sereno.


No tengas tiempo para tener prisa.