domingo, 28 de febrero de 2016

WANDERLUST

Hoy me he despertado con ganas de mandarlo todo a la mierda, bueno; todo no, solo lo falso, lo superfluo, lo nocivo.
Las malditas redes sociales que atan y te introducen en el mundo de aparentar, vulgarmente llamado postureo, te roban tiempo, mucho tiempo.
La televisión, el invento del siglo XX, la caja tonta del siglo XXI. Me cansan los programas basura  y los telediarios subjetivos que en dos minutos te muestran una noticia en la que ellos deciden que veas una parcela minúscula, como si detrás de ello no hubiera causas, consecuencias, un para qué y un por qué. El análisis es la clave para llegar a ser críticos. Conformarse con la información que nos lanzan los medios, sin reflexión es como meter basura en un contenedor y no pararse a reciclar. Recicla tus ideas, reutiliza tu ideología asentada para que no sea una idea preconcebida y hermética. Reduce las verdades aparentemente absolutas. Cuestiónate más todo, no aceptes el mundo movido por la Bolsa que nos mueve a nosotros a comprar, gastar, cambiar, comprar...en bucle. Un sistema roto por crisis continuas.
Cansada y harta de ser conformista, cansada de la idea “carrera, trabajo, novio, marido, casa e hijos”. Yo no he venido a este planeta para conformarme con una vida clonada, similar a la de millones de personas.
Hoy me he levantado con ganas de dejarlo todo atrás y viajar, con un wanderlust enorme (palabra que no tiene traducción al español que significa un gran deseo o impulso de viajar, deambular o explorar el mundo), viajar a pueblos perdidos del planeta y no de "turismo de hoteles", yo prefiero el "turismo de mochila", viajes sin billete de vuelta en los que de tiempo a respirar, observar, descubrir a un ritmo lento, pero sin pausa. Lugares donde no haya llegado el capitalismo, lugares recónditos de África o América Latina, el continente no importa, quiero llegar a un lugar donde no miren si mi ropa es de marca, si mi pelo está bien cuidado, si mi cutis es perfecto. Quiero un lugar donde pueda ser, hablar con sus gentes, empaparme de otra cultura, dejarme tocar por realidades que no son las cómodas, sin agua de un grifo, comida en nevera, tarjeta de crédito. Quiero dejar atrás aquello que me impide ser, pero decir estas palabras me convierten automáticamente en una persona antisistema por rechazar ser oveja en un rebaño encarcelado en un centro comercial. Me niego.
Yo he venido a este mundo a vivir, conocer, aportar, sonreír, ser. No he venido a comprar, tener un cuerpo sediento de llegar a un canon de belleza, ni a construirme una vida de mujer de éxito, rica, con casa grande e hijos pijos. Me niego a ser una más. Este primer mundo no me atrae, me repugna, tantas personas que actúan sin cuestionarse lo que es vivir de verdad, amar de verdad, ser feliz de verdad.

“Sólo empezando desde dentro conseguiremos cambiar algo de lo que hay fuera.”

Sed felices (:

martes, 16 de febrero de 2016

Micro Palabras (9): LA PERSONA

Un día llega la persona que rompe todos tus planes.

Un día llega la persona que provoca muchas sonrisas automáticas.

Un día llega la persona que libera tus mejores carcajadas.

Un día llega la persona que te hace ser alguien que ni siquiera tú conocías de ti mismo.

Un día llega la persona que al hablar de ti se le ilumina la mirada y ya cuando te ve sus ojos son dos obras de arte de brillo, alma, vida.

Un día llega la persona con la que los silencios dicen más que las palabras.

Un día llega la persona que acepta tus manías, tu pasado, tus debilidades, tus defectos. Y aún así no cambiaría nada de ti.

Un día llega la persona con la que puedes bajar la guardia y dejarse llevar te hace sentir libre.

Un día llega la persona que sería capaz de mover cielo y tierra por ti.

Un día llega la persona en la que entre sus brazos encuentras un nuevo hogar.

Un día llega la persona que cree en ti, cuando ni siquiera tú lo haces.

Un día llega la persona que te hace comprender que tu vida antes ya era perfecta pero que con esa persona lo es más.

Un día llega la persona que te entrega un cheque en blanco de felicidad. Sin nada a cambio.

Un día llega la persona que te entrega su vida para compartirla y siendo la misma persona pero con un plus.

Un día llega la persona que está a la altura de tus sueños, tus proyectos, tus valores, tus ideales. Pero no se trata de estar a la altura, ni más arriba ni más abajo, sino de que juntos suméis una altura que no se mida en centímetros ni en ninguna unidad espacial, tal vez se mida en besos y abrazos. Sonrisas y carcajadas. Silencios y palabras. Tal vez.
Miles...y solo una es tu persona.

No tengas tiempo para tener prisa (:

domingo, 14 de febrero de 2016

AMOR, MUCHO AMOR

Hace poco me preguntaron qué es el amor y no supe que responder. Muchas veces lo fácil es quedarse en la definición automática: “dos personas que se aman y son compañeros en la vida”, pero el amor es mucho más que eso.

Hace tiempo leí un consejo que se me quedó grabado, “No escribas sobre el amor si no estás enamorado” y por esa razón nunca he escrito ninguna reflexión. Pero hoy me pregunto, qué entendemos por estar enamorados, ¿solo de alguien?, o, ¿también de algo, un lugar o un momento? Al fin y al cabo todos hemos estado enamorados en alguna situación de nuestras vidas o existe ese amor invisible que no consideramos amor, pero que cauteloso se cuela y nadie lo frena ni nadie lo ve.
He querido buscar una definición de amor y me he quedado con esta carta de Albert Einstein a su hija:
Hay una fuerza extremadamente poderosa para la que hasta ahora la ciencia no ha encontrado una explicación formal. Es una fuerza que incluye y gobierna a todas las otras, y que incluso está detrás de cualquier fenómeno que opera en el universo y aún no haya sido identificado por nosotros. Esta fuerza universal es el amor.
El amor es luz, dado que ilumina a quien lo da y lo recibe. El amor es gravedad, porque hace que unas personas se sientan atraídas por otras. El amor es potencia, porque multiplica lo mejor que tenemos, y permite que la humanidad no se extinga en su ciego egoísmo. El amor revela y desvela. Por amor se vive y se muere. El amor es Dios, y Dios es amor.
Esta fuerza lo explica todo y da sentido en mayúsculas a la vida. Ésta es la variable que hemos obviado durante demasiado tiempo, tal vez porque el amor nos da miedo, ya que es la única energía del universo que el ser humano no ha aprendido a manejar a su antojo.
Quizás aún no estemos preparados para fabricar una bomba de amor, un artefacto lo bastante potente para destruir todo el odio, el egoísmo y la avaricia que asolan el planeta. Sin embargo, cada individuo lleva en su interior un pequeño pero poderoso generador de amor cuya energía espera ser liberada.

El amor es la fuerza que mueve el mundo, la única razón que sostiene a la esperanza. Miro a mi alrededor y veo refugiados, hambre, guerras, fanatismo, sensacionalismo, manipulación, egoísmo, odio… y sin embargo el amor es invisible, está más allá de la razón, más allá de la mirada.
Quien siembra amor, no siempre recoge. Quien lo da todo, no siempre es recompensado. Quien rompe estereotipos dando lugar a un amor libre sin etiquetas ni fronteras, le llaman bohemio. Y por eso, a veces, el amor da miedo y no existe peor barrera, porque el miedo frena, paraliza, hace retroceder.
Y la mejor decisión es convertir el miedo en cautela, la cautela en conciencia, la  conciencia en actuar, el actuar en amar.

La vida me enseñó que quien ama nunca pierde, o se gana o se aprende.
Aprendí que ser valiente no es la ausencia de miedo, sino saber afrontarlo.
Aprendí que el amor no entiende de colores, de fronteras, de sexo, de edad…no entiende de nada. El amor no se entiende, el amor se siente.
Solo deseo que el amor invada el mundo como una epidemia, o por lo menos a ti, regálalo allá por donde vayas y acompáñalo con la mejor de tus sonrisas.

“Vive, ama, ríe, sueña”

Sed felices (:

lunes, 1 de febrero de 2016

#WomenNotObjects (LAS MUJERES NO SOMOS OBJETOS)

Estoy cansada de esta sociedad, de tener que seguir a la marea, levantarme cada mañana y parece que tengo que maquillarme y peinarme casi como si de una norma invisible se tratara. No estoy hablando de ser o no presumida o de tener una imagen decente y presentable. Me refiero a ese culto al cuerpo. Tal vez conozcas a alguien que se levanta más temprano para plancharse el pelo o engominarse como si no hubiera mañana, tal vez sepas de algunas chicas que se maquillan como puertas para ir a clase.

Por no hablar de los malditos tacones, hay gente que me pregunta que porque casi nunca me pongo y la única respuesta que tengo es que yo salgo de fiesta a pasármelo bien, no a sufrir un dolor de pies que me ponga de mala leche. Me siento igual de femenina diez centímetros arriba o abajo, con mis piernas un poquito más estilizadas o un poco menos.

Cansada de los tops que son sujetadores grandes y las minifaldas que son cinturones anchos, las chicas que se ponen ese tipo de ropa las respeto y me parece estupendo que hagan lo que quieran con su cuerpo, todas somos libres. De lo que estoy en contra es de que las mujeres seamos un trozo de carne sin cerebro. "Chicos, 10€. Chicas, gratis", si no pagamos por entrar en una discoteca significa que nosotras somos el producto.

No entiendo como con un buen físico se llega más lejos que con un buen cerebro, y sinceramente me da igual, yo nunca seré un pivón porque en vez de hacer un culto a mi cuerpo priorizo el culto a mi interior. Prefiero un buen libro, una buena conversación, pasar una tarde de librería en librería, tumbarme en la cama y reflexionar sobre mi vida, mis sueños, mis ilusiones y mis problemas; antes que una noche zorreando con el primer tío que me cace como a una presa. Yo soy la primera que salgo de fiesta y me lo paso genial, pienso que todo en su debida dosis, pero lo que nunca haré es salir de fiesta perdiendo mis valores ni mi dignidad.


Cuando la mujer se degrada, alimenta el machismo y la cosificación de la mujer, prueba de ello es esta campaña creada por la publicista Madonna Badger:


Sed felices (: