lunes, 11 de enero de 2016

ESPERANZA


De nuevo aquí frente al papel, y como siempre los sentimientos a flor de piel. Suena de fondo el piano de Ludovico Einaudi y muchas palabras brotan, la primera esperanza.

Cuando comienza una nueva etapa en la vida, no física, ya que continúo en el mismo escenario, pero sí que comienzo una nueva etapa espiritual. 
Ahora me conozco mejor, cada experiencia me va moldeando como a una vasija de barro. Y como todo nuevo comienzo, la ilusión está presente y la esperanza es protagonista, tal vez aquí sea aún más feliz.

Qué extraña es la felicidad, ¿no crees? a veces breve, otras permanece, a su antojo, o tal vez al nuestro, he escuchado que las circunstancias no se eligen, pero la actitud es una decisión propia.

Me gusta pensar que la vida es un continuo descubrir, en búsqueda constante de la esencia propia. Pasan los años y muchas dudas se disipan, aparecen otras nuevas de mayor magnitud y a medida que más aprendo más pequeña me siento, como una hormiga en un desierto. No veo más allá del horizonte y a pesar de la vasta llanura no me siento perdida. Muchas personas me acompañan en este camino, tengo un Guía que me aconseja, hablándome directamente al corazón, y a eso yo le llamo corazonadas.

Nuevos pensamientos, puertas que se abren, nuevas señales, mil posibilidades y tan solo una decisión, cada mañana al despertar, qué quieres vivir hoy, qué actitud vas a coger del armario, ¿hoy te pondrás la mejor de tus sonrisas?

La vida, aquello en constante cambio, cuando piensas que la estabilidad te ha alcanzado, llegan nuevas personas, cuando veo una nueva cara, siempre pienso que ahí dentro hay un universo de ideas, pensamientos, sueños, recuerdos y sentimientos, e intento no juzgar, siempre me llevo sorpresas. Nadie es quien parece, muchas veces pienso cuántas personas me han juzgado y aún todavía no conocen mi esencia, ni mis más profundos pensamientos ni ideas. Ni siquiera yo me conozco al cien por cien, quién eres tú para etiquetar personas como si objetos se tratasen.

Y no solo llegan personas, sino también en esto de vivir, cada día se llena con nuevas vivencias, algunas las empaquetamos en la rutina, otras son las que guardamos en la caja de recuerdos felices, no hay nada mejor que coger de cada día una experiencia y meterla en la caja de los buenos recuerdos. Ya no solo experiencias intensas y diferentes que se salen del ir y venir diario, sino también pequeños detalles de lo más cotidiano. Tal vez no recordaremos esos pequeñas vivencias porque lo minúsculo tendemos a infravalorarlo, pero sé que en lo cotidiano se encuentra lo extraordinario, todo depende de la mirada.

Me encanta la gente que tiene un brillo especial en los ojos, el brillo de la luz, de la alegría, el brillo del alma. Me encanta la gente que sonríe y ríe mucho, las personas de risa fuerte tienen el corazón contento. Estoy segura.

Esperanza en el nuevo caminar. Personas y vivencias en el nuevo caminar. Una actitud con sonrisa en el nuevo caminar. Brillo en la mirada en el nuevo caminar. Solo espero que la felicidad radique en el camino, que no falte en la vida.
Sed felices (:

No hay comentarios:

Publicar un comentario