sábado, 9 de mayo de 2015

SORPRESA Y MOTIVACIÓN TRAS LA PRIMERA CLASE (3)


Lo mejor de la clase: la relajación final. ¡Uf! Nos lo merecíamos.

Esta semana he asistido a mi primera clase de yoga, la cual ha sido mi primer contacto con esta disciplina, por lo que no he podido seguir el ritmo de la clase en algunos momentos, me he visto limitada en casi todas las posturas ya que como dije en mi primera entrada, mi flexibilidad y equilibrio brillan por su ausencia.

Lo que más me ha sorprendido es que además se necesita tener fuerza en los brazos y piernas. Pensaba que el yoga era una práctica más calmada.

Otras limitaciones con las que me he topado han sido que al no haber practicado nunca las posturas tenía que estar mirando a los demás para intentar imitarles, lo que inevitablemente me llevaba a olvidar mi respiración, a su vez, me distraía de vez en cuando y no era capaz de concentrarme en tal parte del cuerpo (según la postura y las indicaciones de Rafa).

Jamás había pensado que el yoga cansara tanto, parece una disciplina tranquila y de hecho su intensidad es baja, pero al final se acaba trabajando todo el cuerpo.

A pesar del esfuerzo, no he sentido molestias en la espalda, pero sí tirantez en aquellos músculos que he trabajado.

Durante toda la clase me he visto envuelta en una atmósfera muy tranquila, serena y agradable. Todos los alumnos, cuando hemos hecho alguna postura que requería la ayuda de un compañero, han sido muy serviciales. En especial una mujer que me ha dado algún consejo y sobre todo me han animado a continuar, diciéndome que al principio las agujetas son normales y que la flexibilidad se va adquiriendo progresivamente.

Tras salir de la clase me he sentido muy relajada, con una sensación de satisfacción, pero sobre todo con mucha energía y motivación. Sé que me queda un largo camino que recorrer, pero con paciencia y constancia espero conseguir una evolución y conocer de cerca lo que, sinceramente me ha parecido una práctica apasionante. Por mi forma de ser, una persona muy inestable emocionalmente, creo que el yoga me va a proporcionar un equilibrio que considero fundamental en mi vida cotidiana.

Dos días después, han aparecido las temidas agujetas en la zona abdominal y piernas. Poco gente me creía cuando les decía que eran debido al yoga.

Por último destacar que aunque han sido muchas las sensaciones que me ha producido esta primera clase, ante todo el yoga me ha sorprendido y a pesar de que tal vez sea demasiado pronto, me ha conquistado "a primera vista".

Para finalizar, una de las cosas que más me ha gustado de la clase es la frase que se dice al final de todas las sesiones:

"Que todos los seres sean felices. Que todos los seres alcancen la paz. 
Luz en la mente. Paz en el alma"


Sed felices (:
(Este texto está publicado en http://yogasala.blogspot.com.es/)

No hay comentarios:

Publicar un comentario